Malvados

aborto5Me encanta caminar por las mañanas con mi hija rumbo al cole. Este es el primer año que mi rutina laboral me lo permite. Son poco menos de 10 cuadras pero vamos conversando y filosofando sobre todo. Hoy día hablábamos sobre los pichones de las palomas que se caen de los nidos (Es que ayer vimos uno), y la conversación devino en hablar sobre los bebés, sobre como están dentro de la panza de la mamá, a diferencia de los pichones que eclosionan de un huevo (Eclosión, esa palabra me la enseño ella, que es diferente a “nacer”, ¡Gracias Discovery Kids!), y en un momento me preguntó algo que me dejó perpleja: ¿Mamá que es aborto?. Yo no lo podía creer, con todo el revuelo en las redes sociales la ultima semana por La Marcha por la Vida que se llevará a cabo este sábado 22 en Lima, imaginé que yo habría dejado mi Facebook abierto y ella habría visto alguna imagen, o algún comentario. Así que le pregunté dónde había escuchado esa palabra. Me dijo que la leyó hoy en la mañana en RPP (El canal que ponemos mientras nos alistamos en las mañanas, cuidado con las noticias que ven los niños, a veces se nos pasan). Le expliqué entonces (¿Cómo le explicas algo tan trágico a una niñita?) lo mejor que pude lo que sería un aborto natural: El bebé a veces se enferma en la pancita de mamá y “nace” antes de tiempo, muy pequeñito, por lo que no puede vivir y se muere. Conociendo a mi peque, esperaba que me repreguntara, pero se quedó callada. Al rato (pensé que se había olvidado) me dijo: ¿Pero no pueden salvar a esos bebés pequeñitos? Ella sabe que su primo nació prematuro, ha visto los vídeos donde se lo ve chiquitito en la incubadora. Así que no le parecía un gran problema que nacieran “chiquitos”, pues con buenos cuidados se los podía ayudar.

Sinceramente no me esperaba que el tema surgiera por ahí. Le dije que a veces los doctores no los pueden salvar, aunque quieran. Y me arriesgué a ir un poco más allá y le dije “Otras veces los doctores los ven tan pequeñitos como un frejolito y no quieren salvarlos, o incluso los hacen nacer de ese tamañito a la fuerza, sabiendo que no van a salvarse”. Luego me arrepentí de habérselo dicho, pensé que había cometido un terrible error al decirle aquello, que a su edad eso será incomprensible y me sentí incluso una mamá irresponsable a la que le pudo más su afán de explicarle el mundo tal como es a su hija de 6 años.  

abortistas

Sin embargo lo que vino luego fue una gran sorpresa. Se quedó callada, no dijo nada. Así no es ella, ella pregunta, repregunta, comenta, y ahora solo estaba en silencio. Pensé que había sido demasiado para ella, así que con temor le pregunté: ¿Tú qué opinas? Me miró muy seria a los ojos, hizo un alto en nuestro andar y me dijo: Si los hacen nacer a la fuerza tan pequeñitos, creo que no es gente buena, es gente MALVADA y PERVERSA.

Era la primera vez en sus seis años de vida que usaba las palabras MALVADA y PERVERSA. Siempre suele decir que algo está “Mal”, que alguien es “Malo” o “Mala”, incluso sabe usar bien la palabra “Cruel”, pero nunca MALVADO ni PERVERSO. Yo le dije que sí, que esas personas son así por hacer eso. No hablamos más del tema, estábamos a pocos metros de la escuela. Nos despedimos con un beso y entró feliz al patio al encuentro de sus amigos. Yo sin embargo seguí pensando en esas palabras: Malvado, perverso… ¿Cuál es la diferencia con “malo”? Más allá de que las usemos indistintamente como sinónimos. ¿Por qué prefirió usarlas antes que decir simplemente “malo”.

Su vocecita diciendo dos palabras tan fuertes hacía eco en mi cabeza. Luego de un rato pude estar frente al PC. Decidí buscar las palabras en el diccionario. La RAE nos da una definición de cada una de ellas:

malvado, da.
(Del lat. vulg. malifatĭus).

1. adj. Dicho de una persona: Muy mala, perversa, mal inclinada.

perverso, sa.
(Del lat. perversus).

1. adj. Sumamente malo, que causa daño intencionadamente.
2. adj. Que corrompe las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas. U. t. c. s.

Luego contrasté ambas con el significado de “Malo”:

malo, la.
(Del lat. malus).

1. adj. Que carece de la bondad que debe tener según su naturaleza o destino.
2. adj. Dañoso o nocivo a la salud.
3. adj. Que se opone a la razón o a la ley.

lolEs bastante evidente que usó las palabras correctas al referirse a los abortistas. Esto va más allá de “carecer de bondad”, o de ser “nocivo a la salud” o la ilegalidad. Es ser sumamente malo, es querer hacer daño intencional, una mala inclinación, una perversidad. Habría que ser mucho más que malo, MALVADO, PERVERSO. Oponerse al aborto va más allá de un debate religioso, político o legal. Va hasta la fibra misma de nuestra naturaleza, de lo que nos hace humanos. Es el bien contra el mal.

No hay punto medio, no hay concesiones ni acuerdos que valgan. No estamos ante una lucha racional, ni ideológica, estamos ante una lucha trascendental, que define qué somos y quiénes somos. Nos atacan en nuestro instinto y en nuestro raciocinio, nos invitan a dejar libre nuestro potencial para la crueldad, distorsionan nuestra capacidad de discernir entre querer vivir y querer matar. Como consecuencia la humanidad se inclina con satisfacción a la entrega voluntaria de sus hijos a los carniceros.

yoabor

Yo no quiero ser malvada, intento vivir sin serlo. Así que estoy en el otro bando. Hoy yo lo vi claro gracias a mi pequeña maestra. ¿Y tú?

Txio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s